Uno de ochenta

Seguimos con los colectivos, y esta vez quiero hablar del 109. No es un colectivo que use (no me lleva a ningún lado de hecho) pero he tenido la oportunidad de tomarlo un par de veces. Pocas pero buenas.

Esta línea que va desde la Estación Liniers hasta el Correo Central tiene sus unidades equipadas con luz negra y de colores y la radio sintonizada en Aspen, con todos los hits de los ochenta. Estas características hacen imprescindible tomarse este colectivo pasadas las ocho de la noche. En este video (de cuyo contenido no me hago responsable) se muestran el ambiente generado en las unidades.



Otra de las particularidades es que tiene página web donde promocionan "sus chiches", como este interno 40 MERCEDES BENZ OHL 1315 - 1995.



Recomiendo visitar el sitio y dar un paseo, por lo menos desde Córdoba hasta Malabia.


Y si no tienen ganas de leer el post, pueden escucharlo

Doremifasolasi

Este año, en el lapso de dos meses, vi a dos de mis bandas favoritas -Incubus y Café Tacuba. Tuve acceso a ellas porque vivo en una ciudad. Del tercer mundo, pero ciudad al fin. Sería difícil pensar que estas bandas llegaran a tocar en Sanagasta o Salsipuedes.

Y esta, creo, es otra de las grandes ventajas de vivir en una ciudad grande: los recitales. El acceso a bienes culturales es muchísimo mayor. Solo basta con ver la lista de bandas grandes que tocaron este año en Buenos Aires para corroborarlo: Incubus, Café Tacuba, Chemical Brothers, The Black Eye Peas, Marilyn Manson, Molotov, Calle 13, Beck, The Killers, Björk, Travis, Paco de Lucía, Kenny G, CocoRosie, Daddy Yankie, Dandy Wharhols, Snoop Dog, 30 Seconds to Mars, Artic Monkeys, The Police, Chriss Cornell, Duran Duran, Lilly Allen, Cypress Hill, Happy Mondays, y algunos más.

En la punta de la ciudad

Qué lindos que son los edificios. ¿Que sacan la luz? ¿Que no dejan ver el cielo? No, no, no. Los edificios son piezas arquitectónicas únicas que dan personalidad a las ciudades. Y si son precavidos y no andan caminando con la cara hacia arriba, se están perdiendo de mucho.


Si no lo sabían, el Edificio Kavanagh, construído en 1936 en la Plaza San Martín del barrio de Retiro, fue por un tiempo el edificio de hormigón más alto del mundo. En realidad es feo, pero bueno, es famoso.

Pero el tiempo pasa y los edificios se van volviendo más altos. Y eso es lo que piensa este grupo de arquitectos que quiere construir en Buenos Aires, para 2016, el edificio más alto del mundo. Este, se ubicaría en una isla artificial en el Río de la Plata , tendría 200 pisos y costaría la modica suma de 3.330 millones. Todo sea para , según el director del proyecto Julio Torcello, "colocar a la Argentina en el centro de las inversiones internacionales a partir de un cambio de paradigma en el pensamiento". La noticia es vieja pero si quieren leer más hagan click aquí.

People are people

Ayer a las 9 de la mañana me tomé el subte. Congreso, subió gente, Juramento, subió más gente, José Hernandez, subió más, más gente. Cuando estaba llegando a Olleros, en esos segundos antes de que frene, lo vi a Juan quien luego entró al vagón donde estaba sentada.

Lo particular de esta pseudo anecdota no es que me haya tomado el subte a la mañana o demostrarles que me sé las estaciones de la línea D, sino cómo en toda esa marejada de gente me encontré a un amigo.

Según Wikipedia, el área metropolitana de Buenos Aires -AMBA-, está entre las veinte ciudades más pobladas del mundo. Buenos Aires es tan, pero tan grande, que nos pasamos el día rodeados de gente que no conocemos, extraños.

La ciudad nos vende la posibilidad de conocer miles de personas, pero en definitiva nos relacionamos con un puñado de gente.



I [heart] kioscos

Hoy voy a hablar de algo que sin dudas es uno de los mayores placeres de vivir en la ciudad: los kioscos. Ya sé que no son exclusivos de las grandes urbes ni mucho menos. Sin embargo, son un fenomeno bastante particular de las ciudades argentinas del cual tengo la suerte de ser beneficiaria. Quién no disfruta del momento de ir a un kiosco y elegir la golosina que nos devolverá el buen humor durante el día.

Existen distintos tipos de kioscos y cada uno tiene sus características específicas, sus ventajas y desventajas.

Kiosco de barrio: Este kiosco tiene que estar ubicado, exlcusivamente, un un radio no superior a las cinco cuadras de donde vivimos. Si vivimos en Once y vamos a un kiosco de Colegiales, ese no es un kiosco de barrio. Aquí lo que está en juego es la pertenencia. El kiosquero, por lo general, es un jubilado/a que encontró en la venta de golosinas, el rubro indicado para atravezar sus últimos años sin mayores exabruptos. Es por esto, que en muchos de los kioscos de barrio, hay que tocar un timbre para que,a paso lento, nos vengan a atender. La especialidad es este tipo de kioscos son las figuritas y las golosinas FeltFort.


MaxiKiosco: Estos locales suelen ser un emprendimiento familiar al que se le agregan, cual plugins, cabinas de teléfono, panchería, fotocopias, correo postal y algunos artículos de librería. La especialidad de este tipo de kiosco son los alfajores y los superpanchos.



Open 25.: Esta cadena de kioscos, situados en las esquinas más transitadas de la ciudad, nos salva de cualquier imprevisto y antojo de madrugada. Eso sí, las golosinas, bebidas y demases sufren un sobreprecio de hasta el 40% en algunos casos. Pero, pero, pero, lo suplen con la gran variedad de productos disponibles y la buena iluminación de sus locales. La especialidad de este tipo de kioscos son las golosinas importadas y los chocolates Milka.

Farmacity: Este no es un propiamente un kiosco. Es una cadena de farmacias donde se compran dvds, ropa interior, álbumes de fotos y en algunos casos, medicinas. Pero le hago un lugarcito en esta humilde lista por su dedicación a las golosinas. La parte kiosquera del asunto llega en la línea de cajas donde la oferta no es enorme pero cuenta con los básicos. La especialidad de este tipo de kiosco son los caramelos sueltos -que te cobran por bolsa y no por peso- y los 2x1 de chocolate Cadbury.